Buscar

La casa de sal

XXII

Nacimos en el barro, de él la tierra negra, la húmeda nostalgia de la raíz que busca. Sin saberlo aún, fuimos creciendo en el tapiz del bosque, arrastramos la luz hasta la casa, abrimos la semilla para que germinara en... Seguir leyendo →

Kalendas Apriles

  Tras el primer brote en el jardín se derrama el índigo. Tanto así que de sus ojos nació la pluma, el irisado acento  de su canto, el abanico que se abre a la tarde y se ciñe a lo... Seguir leyendo →

Mensaje en la botella

Iba montado siempre en barco, un galeón pirata que surcaba imponente las aguas de la infancia. Era cómodo, lo amarraba en cualquier parte y volvía a subir en él en cualquier otra. El casco del barco, que fue construido con materiales... Seguir leyendo →

La hora sumergida

Tu semilla crece en el vientre de la piedra, allí la lluvia es lenta. En la humedad de la tierra tu nombre hará crecer un árbol nuevo. Después, los pájaros, la sombra inacabada; la nieve que no toca. Que estos versos, a... Seguir leyendo →

Leve presencia 

Te veo en el jardín recoger el agua de las hojas y en el nervio de ellas la estrella de la tarde. Despunta en el canchal el fuego que abriste desnuda, irisada de acentos. La calma en la que crece... Seguir leyendo →

La alameda

Aunque íbamos con frecuencia sólo recuerdo las tardes grises de otoño o invierno. Allí, junto al río, se levantaban los primeros árboles de mi infancia: álamos, algún roble y un manzano, para mí siempre fue silvestre, que apaciguaba la sed... Seguir leyendo →

XXI

Desde la ventana donde escribo hay una ciudad, se arroja al mundo y camina, camina y no se cansa de caminar. Aquí la niebla sólo es territorio por descubrir, un mapa de lluvia y árboles que crecen debajo de nosotros.... Seguir leyendo →

Animal de fondo

  Con los años he aprendido tu silencio, comprendo la hondura que habita en elevar su canto, pero qué silencio nuevo es este. En él nuestro vacío, el verde amargo de las hojas tiernas, el animal que lo devora.

Todavía si llamas

Todavía si llamas acudo a ti Ángel Campos Pámpano  Todavía si llamas acudo a ti y en el viaje imagino que has buscado aquello de nosotros que tú guardas. Qué largo es el camino de tu nombre: abre al silencio... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑