Buscar

La casa de sal

Cala murta

Adornaste con frescas guirnaldas de flores silvestres tu cabello y, lo juro: que se apague ahora toda la luz del mundo, que en aquel momento, vi el amor de Dafne. Es de sobra conocida la inclinación de las ninfas a... Seguir leyendo →

Anuncios

Donde quedarse

Puse aquí la flor de los años para que extendiera su raíz dentro de la roca. Ahora la sombra de la higuera, la comba de la espiga, el ala de los árboles, la piedra en el centro de la bóveda... Seguir leyendo →

Manzanas de Ereván

  Aquellos días donde el sol -y así te lo pintaría- estaba en el cenit, igual que el óculo en la bóveda de Agripa, y las flores de la infancia aún no habían empezado a irse en esa languidez que... Seguir leyendo →

Amazonas

Han levantado la voz, demasiado tiempo ha dormido al oeste del imperio, entre los muros de Caracalla. Así pues despierte la flor de Antígona, fiel al predicamento de su nombre, primera entre todas las mujeres; también el ópalo de Hécuba, ultima de... Seguir leyendo →

Delight in Disorder

Con el calor vienen las aves a anidar entre las altas copas de los álamos. Allí recuerdan, para volver a nacer, el primer canto; acaso bajo la misma piel en que habitamos.   Desde tu silencio la noche se abre profunda y no acechan las bestias, bajan... Seguir leyendo →

Para calmar a un ave

 De la voluntad del vuelo se yergue la tarde. En el suelo, apenas lugar conocido,  el aire se duerme cuando extiende sus alas. Espera la noche su ascenso. 

El jardín de Siloam

Se ha vencido la rama con el peso de la fruta. Su aroma vuelto al aire el vencejo lo traza hasta alcanzarla. Dejaste el jardín repleto de amapolas y cipreses y junto a la acequia un columpio para las tardes... Seguir leyendo →

Canto

Las hojas arrastradas por el viento apagan nuestros pasos.  José Ángel Valente En la madera de estos árboles la voz duerme. Escucha el canto que asciende de la raíz a la hoja; la memoria que allí perdura.

Selinus de Cilicia

  No mancha el lugar donde te miro, como un silencio que no se agota: serena. Sin luna, la noche se advierte igual que aquella en la que Trajano cayó enfermo en las fronteras del Imperio y emprendió su viaje... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑